No dejes que te engañen con tu jubilación

La palabra jubilación tiene relación con el júbilo que una persona experimentaría en una fase madura de su vida laboral, o sea, la alegría. Se supone que, más allá de un acto simplemente administrativo, el cese laboral es la culminación de una etapa de compromiso social para pasar a otra exenta de obligaciones o compromisos.

Pero la realidad es otra completamente diferente. Por un lado se plantea que es el fruto de nuestra vida laboral y que por lo tanto la «pensión» es el premio que recibimos al finalizar nuestra vida laboral y a la vez cumplir con una cierta edad, que en Colombia es de 57 años para las mujeres y de 62 años para los hombres. Originalmente suena muy bien pero hay que tener cuidado con ese premio que el sistema nos plantea.

Si todos los modelos pensionales en el mundo no tuvieran ese supuesto fin social de «jubilación» técnicamente serían ilegales porque en la práctica se comportan como un sistema ponzi en el que los que están en la base inyectan liquidez a los que integran la cima de esa pirámide.